Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/24/d511842103/htdocs/HipicaIriscar/wp-content/plugins/types/library/toolset/types/embedded/includes/wpml.php on line 643

Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/24/d511842103/htdocs/HipicaIriscar/wp-content/plugins/types/library/toolset/types/embedded/includes/wpml.php on line 660
¿Qué es una buena posición? | Hípica Iriscar

¿Qué es una buena posición?

Hacia una buena posición.

El sentarte correctamente te permite controlar los puntos clave del caballo y comunicarte con el de forma efectiva, la boca, el cuello y los anteriores del caballoson controlados por las manos; los flancos y los posteriores reaccionarán al las piernas el dorso es controlado por el asiento y la espalda. Necesitas controlar estas áreas y co

municarte con cada parte del caballo independientemente. el efecto sobre el caballo de un jinete que no entiende o que no puede usar correctamente las ayudas independientemente unas de otras es similar a un conductor que no coordina correctamente los frenos, embrague y marchsa de un coche. Puede inadvertidamente haer rascar las marchas, pisar el acelerador en vez del freno o poner el freno de mano mientras está conduciendo.

A tener en cuenta:
Apretar los talones hacia abajo crea tensión en la pantorrilla y en el tobillo evitando que puedas absorber el movimiento de forma correcta. Intenta equilibrarte sobre los talones pie a tierra: si no lo puedes hacer sobre tus propios pies, ¿cómo puedes conseguirlo sobre el caballo? La posición más equilibrada es cuando los pies están paralelos al suelo, excepto cuando montamos en un cross, por ejemplo, montando con la posición hacia delante y con los estribos más cortos para mayor seguridad.

La mayoría de nosotros montamos con demasiada mano y poca pierna. En vez de esto, hay que aprender a controlar el caballo con el cuerpo. El énfasis que damos a las ayudas con las riendas deberiamos darlo realmente a las que aplicamos con las piernas y el asiento, hasta que estas predominen sobre las otras de una forma clara y absoluta.

Los estribos demasiado cortos o una montura colocada demasiado hacia adelante pueden truncar una buena posición. El faldón más recto de una montura de doma está diseñado para mabtenernos en una posición correcta, con el estribo colgando directamente debajo del muslo del jinete.

Antes de empezar.
Revisa tu caballo, asegurate de que está cómodo, porque aunque tú montes muy bien, él no lo hará como tú quieres y a la vez, tú podrás sentarte correctamente en un caballo que se encuentra tenso. Cualquier fallo en la postura pie a tierra estará ahí cuando montenmos a caballo. Es como un ser asimetrico, por ejemplo, tener un hombro más alto que el otro o una mano más fuerte que la ora. No hay duda que en elgunos momentos que has sido consciente de tu reflejo en el escaparate de una tienda, e inmediatamente te has puesto recto, pero es fácil olvidarse y caer de nuevo en los malos hábitos. Tu cuerpo realmente necesita reentrenarse y además es conveniente autodisciplinarse. Tomar lecciones regularmente con buenos profesores puede ayudarte a esto. También hay una serie de ejercicios que pueden enfaizar la rectitud y el equilibrio que te hacen más consciente de tu cuerpo, como los asociados al yoga.

Los puntos básicos para sentarse correctamente
. La oreja, el hombro, la cadera y el talón deberán mantenerse en la misma línea.
. Mantén la cabeza relajada y recta sobre la columna.
. Los hombros deberán estar relajados y bajos, manteniendo los omóplatos planos.
. El brazo cuelga verticalmente.
. El antebrazo va en línea recta desde el codo pasando por la muñeca y la mano hacia la boca del caballo.
. La pierna cuelga naturalmente con la rodilla relajada.
. La pantorrilla descansa detrás de la cincha en contacto con los flancos del caballo.
. Los tobillos deberán permanecer relajados con el pie directamente debajo del asiento del jinete y la parte más ancha del pie sobre el hondón del estribo.

El asiento al galope.

Como el trote también el galope es un aire saltado, pero a diferencia de aquel que es horizontal éste es basculado. Esto hace que sea más fácil adaptar nuestro asiento al movimiento del caballo.

Una vez más vemos en muchas ocasiones tres problemas comunes. Uno es la falta de fijeza de la pierna interior, que golpea al caballo en mayor o menor medida cada tranco. Otro la falta de fijeza del asiento sobre la montura que nos lleva a golpear con la parte de atrás del culo sobre el dorso del caballo. En tercer lugar, está la inestabilidad del contacto o el mantenerlo constante, que no estable, haciendo mover la cabeza al caballo de forma que abra y cierre la nuca cada tranco.
El primer caso se soluciona manteniendo la rodilla flexible y con una angulación adecuada, angulación entre muslo y pantorilla que variará ligeramente cada tranco para que esta última mantenga su sitio en contacto constante con el caballo. En el segundo caso hay que comprobar que nuestra posición de espalda permanezca vertical, además de hacer hincapié en nuestra atención sobre la flexibilidad de la articulación entre muslo y cadera y de la soltura de nuestra espalda. El tercer caso es debido a la falta una vez más de flexibilidad, en esta ocasión en nuestros codos. El ángulo entre brazo y antebrazo debe variar durante cada tranco, para permitir que el caballo pueda moverse bajo nosotros sin tener que cerrar la nuca cada tranco porque la mano no cede lo suficiente como para mantener un contacto constante y estable respetando la longitud del cuello del caballo.

Pese a que he hablado de partes del asiento, hay que ir desarrollando también la conciencia de él como un todo. Quiero decir la capacidad de tener una visión constante de conjunto, aparte de que focalicemos más un punto concreto. El único secreto para lograr un buen asiento es un montón de horas de práctica bajo una buena dirección.